Por: Nikolai Pinilla – Periodista

En medio de turbulencia y manifestaciones sociales en defensa de la educación, el 9 de octubre, se realizó en inmediaciones del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, una exposición de arte por miembros del grupo político FARC, llamada “Manos en Paz, manos que crean”. Se innauguró durante la noche brindando con un vino, en nombre de la paz y el arte; algunos intelectuales junto con sus familiares e hijos, los artistas mismos y miembros del partido hicieron presencia; todos con la esperanza puesta en que a través de iniciativas sociales de cultura, arte y deporte, se pueda construir un país mejor del que tenemos en la actualidad.

Esta iniciativa fue apoyada por la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, en gran parte con la Facultad de Artes (ASAB). La exposición de arte va a estar hasta el 31 de octubre, allí mismo, en el Centro de memoria sin ningún costo y además está proyectada para ser una propuesta de alternativa de cambio, pues en el proceso de creación, excombatientes de la antigua guerrilla, demuestran que sus habilidades e ingenio van más allá de la guerra, que el arte sensibiliza hasta el corazón más frío y que todos deberíamos tener una segunda oportunidad para demostrar nuestro talento.

La exposición cuenta con unos cuadros que hacen alusión a lo difícil que han sido más de 50 años de guerra no declarada en Colombia. El mensaje es claro: Todos los que somos parte de esta sociedad hemos sentido en mayor o menos instancia el conflicto del país y de alguna manera, la gente en la actualidad viene hastiada de tanta muerte y destrucción, así que la paz que quiere el pueblo colombiano se ve reflejado en el talento de quienes hicieron estas obras, que exclaman la reincorporación por medio del arte.

Más allá de la polarización o la difícil situación que está pasando el país durante esta transición de gobiernos, los movimientos cívicos, sindicales y estudiantiles están reorganizándose para proponer ideas que promuevan el cambio social, reducir la brecha en la desigualdad y ofrecer condiciones dignas de vida a todos los ciudadanos en Colombia, hace parte de las necesidades del país desde hace mucho, escenarios como este, invitan a ver otro tipo de dinámicas sociales, realidades diferentes y abrir el pensamiento ante un mundo que cada vez más exige que dejemos los tabú de lado, pensando en la aceptación de la diferencia y la tolerancia.