Por: Wilder Bernal

Público multitudinario, músicos dispuestos a ofrecer un buen espectáculo, estética vintage y una buena organización hicieron parte del Festival Mods vs Rockers “Frenéticos y Ruidosos”.

El pasado 24 de septiembre en el autódromo XRP Cajicá se celebró la 4a. versión del Festival Mods vs Rockers, evento que, según la directora Alejandra Vargas, “fue creado para todas las personas que aman la velocidad, la adrenalina, pero sobre todo la cultura y el legado histórico que nos dejaron importantes subculturas que trascendieron continentes.”

Primero mis queridos lectores, algo de historia para contextualizar.

Los Mods y los Rockers son subculturas que nacieron en Inglaterra a finales de la década de los 50 y que se enfrentaban por la pasión por las motos. El antagonismo entre estas tribus urbanas se terminó convirtiendo en uno de los iconos de los años 60. Los Rockers vestían con chaquetas de cuero negro y tenían motos de alto cilindraje. Los mods en cambio eran conocidos por sus scooters, y sus gustos musicales se enfocaban en el soul, el rhythm and blues y el ska.

Las batallas campales y un gran bombo mediático que exageraba los casos violentos, los dio a conocer por todo el mundo, dejándolos además como la semilla de identidad de los movimientos juveniles que generaron las primeras tribus urbanas. Hoy, seis décadas después y lejos de la violencia de otros días, hacen parte del universo cultural y la diversidad propia del siglo XXI.

A las 9 de la mañana  el autódromo XRP Cajicá abrió sus puertas a la espera de más de 3 mil personas que celebrarían festival. Aunque el día estaba gris y la lluvia amenazaba con llegar, los motores, la velocidad y el sonido fuerte la alejaron gran parte del evento.

ompetencias de motos en diferentes categorías, exhibición de carros y bicicletas antiguas, shows en pista, concierto de bandas locales y tatuadores hicieron parte de uno de los festivales más frenéticos y ruidosos de Latinoamérica porque, ojo al dato, Colombia es el único país sudamericano donde se celebra este evento.

“Nos propusimos realizar un festival que ofreciera un auténtico viaje al pasado, con los mejores componentes para garantizar un día de diversión, Vemos con emoción que la cultura y pasión por las motos toma fuerza en cada versión. Queremos no solo ofrecer un espacio de entretenimiento para Colombia sino convertirlo en una vitrina de exhibición y oportunidad empresarial para emprendedores”, señaló Alejandra.

La directora tiene toda la razón porque, en el encuentro, encontramos una gran cantidad de carpas de diseño independiente, desde los típicos accesorios para motos, hasta gafas de madera fabricadas con tablas de skateboard quebradas.

Mods vs Rockers busca propagar la estética, cultura y pasión motera, cada vez entre más gente, y a mi parecer lo están logrando. Nos vemos en la 5a. versión.