Por: Diego De La Rosa – Periodista

 

La calle 85 y la zona rosa de Bogotá son el epicentro social y cultural de la fiesta en Bogotá los jueves, viernes y sábados. Este reconocido sector de la capital se viste de luces y rumba, sin embargo, el jueves 25 de octubre fue un día particular.

En horas de la noche, las altas y coloridas crestas comenzaron a tomarse las calles de la zona rosa, las botas punteras de acero, las cabezas rapadas, los pelos coloridos y las extensas cabelleras se hicieron presentes en este reconocido sector de la capital. Todo tenía una explicación, el Auditorio Lumiere recibía un señor invitado, Pako Eskorbuto.

 

Eskorbuto fue una banda de Punk que nació en la década de los 80’s después del fenómeno del punk surgido en el Reino Unido, se convirtieron en próceres del género y en una leyenda de la música con tonos de protesta social en España y el mundo debido a sus canciones con contenidos revolucionarios y críticos, frente a temas políticos, religiosos y sociales. Sus integrantes eran tres, sin embargo, de la generación original es Pako el único sobreviviente.

Pasadas las 7:00 pm se abrieron las puertas del recinto donde centenares de jóvenes ingresaban ilusionados a escuchar el más antiguo y callejero punk en español de la historia. “Ya no quedan más cojones Eskorbuto a las elecciones, para vivir alegre y contento Eskorbuto al parlamento” fue el grito que inauguró las dos horas de punk que trajo Pako desde territorio Vasco a la capital colombiana.

Un calor abrazador, un pogo que jamás se detenía, el sudor, los cantos y la emoción se hicieron dueños del recinto, Pako Eskorbuto estaba en tarima y la gente sabía agradecerlo.

Los asistentes se deleitaron con canciones como “Cerebros destruidos”, “esquizofrenia”, “sociedad insociable”, “historia triste”, “cuidado”, “antitodo” “no quiero cambiar”, entre otras. El público respondió con cantos, desahogo y mucho pogo que hicieron de Lumiere un verdadero garaje del punk como en los mejores tiempos pasados.

Con Pako Eskorbuto ya son muchas las bandas importantes que se han presentado en este recinto, Envidia Kotxina, Skalariak y The Casualties han sido parte de la tarima del Auditorio Lumiere como epicentro del punk bogotano y Pako Eskorbuto apareció para revivir los recuerdos, escarbar entre las memorias y hacer realidad esas canciones que desde niños acompañaron a muchos seguidores y amantes del punk.

Apareció para demostrar que el punk está más vivo que nunca y que la juventud bogotana tiene la energía para recibir todas las descargas de rock, que siempre serán agradecidas por el mejor pogo del mundo.