Por Lilo Martínez

 *Lilo Martínez es una veinteañera mexicana que vive hace casi un quinquenio en el Brooklyn de Nueva York. Las librerías y tiendas de ropa de segunda son algunos de sus sitios favoritos en esa ciudad extraña y bonita a la que todos van buscando un mordisco de la ‘Gran Manzana’ prometida. Lilo escarba en los rincones de la urbe y encuentra tesoros de toda clase. Ella trabaja en una panadería mexicana que vende desde galletas hasta sopas de pollo. En la intimidad de su casa pinta mundos de colores que combinan ese sueño americano con la realidad tercermundista que lleva adentro, que la hace hermosa y fuerte, y que nunca morirá.

 

Es un algo que traigo atravesado entre el corazón y la garganta. Todos me hablan de alcanzarla pero nadie me dice qué es y, para ser honestos, ¿quién lo sabe?

Yo creo que es una suerte que viene de a ratos, nos infla como globos y luego nos poncha, como llantas de neumático.

Que llega cuando sabe que es su momento y se va cuando se aburre. Es ingrata y benevolente a la vez.

——- Ando con miedo de buscarla, queriendo encontrarla ——-

Pecaré de soberbia si digo que no merezco andar correteándola, si mejor dejo que me encuentre y me atrape para que luego se vaya como siempre lo hace.