Por: Ricardo Hernádez, David Vanegas

Existe entre mitos y leyendas, cuentos y chismes, un lugar emblemático sobre el cual transitamos los bogotanos diariamente en el centro de la ciudad. Muchos de nosotros desconocemos los Sótanos de la Av. Jiménez, ubicados en la calle 13 con cra 7, razón por la cual muchos pasamos por incautos al pasar por el frente del sitio y preguntar, ¿qué habrá en ese sitio subterráneo?, otros más ávidos en el tema se atreverán a afirmar que ahí funcionaban las oficinas de Jorge Eliecer Gaitán, o que se utilizaba para desaparecer gente hace mucho tiempo, y algunos más acertados aunque con algo de velo en la razón explicarán que ese era un lugar donde artistas de la época se reunían a departir e inspirarse para realizar sus obras.

Creemos que no somos los únicos Kayejeros que caminamos y disfrutamos del centro de Bogotá, sus calles y su gente, lleno de esos lugares que transpiran historia y magia. Pero lo curioso y acertado es reflexionar, ¿qué tanto conocemos del centro de nuestra ciudad?

Pues nos dimos a la tarea de no especular e investigar el misterio de los Sótanos de la Jiménez…

Cuando entramos, la primera impresión que tuvimos fue de un ambiente húmedo y misterioso, con pasillos largos y oscuros.  Luego, recorriendo el lugar nos sorprendió la función que desempeña actualmente este sitio y todas las personas que allí se involucran. Descendimos unos 4 metros bajo la acera capitalina y encontramos como protagonistas de este hábitat subterraneo a estudiantes de artes escénicas y artes musicales de la Universsidad Distrital (UD), resistiendo al paso de las políticas y los años, para mantener viva la historia y la esencia de estos sótanos.

Este sitio ha servido a la ciudad como escenario para la expresión cultural de artistas y estudiantes de arte, así mismo, como recinto donde predomina la ejecución de las labores académicas del arte bogotano, factor que hace de la cultura el síntoma latente del rescate y la conservación de un lugar olvidado pero valioso. Un sitio destinado a la expresión artística, un ejemplo para nuestra ciudad y las decisiones que sobre el arte y la cultura que se deben tomar.

Los invitamos a recorrer los Sótanos de la Jiménez, algo de su historia y la programación artística que la ASAB tiene para ustedes kayejeros.

Proximos eventos:

VIERNES 4 DE MAYO
“Continente Gris”

Grupo: La Otra.
Dirección Artística: Juana Salgado Y Kalia Ronderos
Dirección Coreográfica: Rafael Chitiva.
Hora: 7:30 p.m.
Lugar: Teatro Luis Enrique Osorio, sótanos avenida Jiménez (Calle 13 con carrera 8 esquina)

Reseña:
Eduardo, un músico de 83 años parte a un viaje inédito en búsqueda de su ataúd.
Su recorrido es un canto a la memoria, a la vida y su constante latencia.

VIERNES 25 DE MAYO
“Rabia”

Grupo: Teatro Estudio 87.
Director: Carlos Moises Ballesteros.
Hora: 7:30 p.m.
Lugar: Teatro Luis Enrique Osorio, sótanos avenida Jiménez (Calle 13 con carrera 8 esquina)
Entrada libre.

Rabia, cuadro típico del folclor colombiano escrito por Carlos Moisés Ballesteros P. es el resultado final del proyecto de escritura realizado en el marco de la clínica de obra dramatúrgica de UMBRAL TEATRO dirigido por la maestra Carolina Vivas y que da cuenta de una rigurosa investigación sobre la impunidad en Colombia.

RABIA cuenta la historia de un país donde los sectores armados utilizan perros despellejados y colgados a la vista de todos como mecanismo para generar terror.

Dos perros han perdido a un amigo y emprenden un largo viaje en busca de pruebas y terminaran por cuestionarse sobre su rol de víctimas y de cómo, para conseguir pruebas y garantías, están dispuestos a todo, incluso a matar.

La historia de estos dos perros, SATANÁS y ROGER TERCERO, está mezclada con otras historias que hacen parte del mismo caso, un joven de guerrilla que es obligado a matar a su padre, un funcionario del gobierno que se encarga de hacer el trabajo sucio en las zonas y de limpiar las estadísticas a beneficio de sus protectores son un cuadro que sirve de pretexto para hablar de la impunidad, de los roles de víctima, del papel del victimario y de cómo el terror siempre se traslada por un asunto de intereses.

Para saber más ingrese a Facultad de artes ASAB