Entrevista con Víctor Manuel Rodríguez Murcia – Presidente de la ASPU, seccional Universidad Pedagógica Nacional (Asociación Sindical de Profesores Universitarios)

Por: Nikolai Pinilla – Periodista

En vísperas de la Marcha Nacional en Defensa de la Educación Pública, K-Y Cultural Revista Urbana y Tribuna Abierta, promueven la educación pública gratuita y de calidad para todo el pueblo colombiano.

Estuvimos hablando con Víctor Manuel Rodríguez Murcia quien lleva dos años en la junta directiva de la Universidad Pedagógica Nacional. Él tiene una visión muy interesante acerca de lo que pasa en el actual contexto nacional en torno a la educación, además lidera diferentes procesos desde el sindicato y nos ayudará a dilucidar el porqué es importante la manifestación de este 10 de octubre.

La Asociación Sindical de Profesores Universitarios o ASPU está constituida hace nueve años aproximadamente, creada en la UPN (Universidad Pedagógica Nacional) a raíz de las manifestaciones realizadas en el año 2011, en rechazo a la reforma de la ley 30, que, según nuestro entrevistado, luego de esto revivieron los movimientos universitarios, todo esto con el fin de buscar garantías organizativas en términos sindicales. Acá tenemos sus palabras:

¿Cómo se encuentra el contexto de la educación pública y superior en Colombia?

Voy a referirme particularmente al caso de la educación superior, pues la situación es crítica, estamos por eso haciendo un llamado de alerta máxima, porque según la asamblea permanente desde hace aproximadamente un mes, se ha venido denunciando la desfinanciación de las universidades públicas. Este es un problema que se ha generado desde hace mucho tiempo con la ley 30 de 1992; que le exige a las universidades ampliar cobertura, pero bajo a costo. Teniendo en cuenta el IPC, las universidades deben ser financiadas anualmente de acuerdo al Índice del Precio del Consumidor, que ha venido recibiendo un porcentaje mínimo en cuanto a la cantidad de número de estudiantes que han venido entrando y que es casi el doble en la última década con el mismo presupuesto. Debido a esto a tocado recurrir a la auto-financiación por medio de la venta de servicios, el 60 % de su presupuesto es de allí y el otro 40% lo aporta el Estado.

¿De qué manera el cambio de administración presidencial ha afectado el tema de los presupuestos?

Es necesario decir que esto, el actual contexto, es producto de la administración Santos, aunque el hecho de que la actual administración quiera seguir con este tipo de políticas con relación al presupuesto de las universidades es otra cosa igual de grave. Aquí lo que hay es una política de estado corporativista, muy en función del sector empresarial y privado, bastante displicente con las exigencias de los sectores populares; es una política de tipo gubernamental. Independiente de si es Santos o Duque, esto se ha venido implementando hace más de dos décadas, la aplicación directa de una teoría neo clásica económica, que se basa en la competitividad agresiva entre los profesionales y la educación, este tipo de políticas represivas en materia financiera trascienden más allá de un presidente.

La educación es la base de la sociedad. Partiendo de este hecho ¿Cómo cree usted que podemos fortalecer los escenarios académicos y exigir una educación para el pueblo de calidad?

Yo creo que hay que salir del lugar común de la educación, le he manifestado a mis estudiantes que debemos entender este tipo de educación centrada en la competitividad como un problema, pues le apuesta al desarrollo tecnológico de baja calidad, que no está formando para el pensamiento sino para el adiestramiento. El pensamiento está siendo exiliado de nuestras Universidades, en ese sentido se necesita configurar un auténtico tejido universitario que se articule también a la educación básica y media, que también tiene muchos problemas y a un buen sector de la sociedad colombiana, apostándole a una educación dirigida a los intereses desde la sociedad colombiana y las comunidades menos favorecidas y no a las grandes elites empresariales de la banca, no es la educación de la empresa, lo que pedimos es que sea la educación para la sociedad y el pensamiento libre.

A la Revista K-Y Cultural y los oyentes de Tribuna Abierta desde la (ASPU) y desde el interior de la Universidad Pedagógica, les hacemos un combativo llamado a que nos movilicémos este 10 de octubre en la gran toma a Bogotá, nos movilizamos por presupuesto para nuestras Universidades porque los jóvenes y las jóvenes merecen una educación superior de alta calidad al servicio de la sociedad y los sectores populares, no al servicio de la empresa privada. Queremos que todos los jóvenes de estratos 1, 2, y 3 tengan acceso a la educación superior, esto no puede ser solamente para unas elites que pagan con capital económico el acceso al conocimiento.