Sí, sí, puede parecer muy evidente, pero a veces parece que se nos olvida, o que sólo se habla de él para hablar de dolor –dolor de parto, dolor al menstruar–; todo lo que tiene que ver con el útero ¡duele! Todo lo que tiene relación con las mujeres ¡duele!

Quiero llamar a tu conciencia y al despertar de nuestro centro creador, que habita en nuestros vientres, mujeres; centro creador en el que palpita una fuerza que es la fuerza de la vida, ahí donde florece.

El despertar de esa conciencia es el despertar de una nueva manera de relacionarnos; inicia esa relación en ti, contigo, desde la escucha profunda.

Siente tu útero, tu nido, recuerda que tú habitaste en uno, allí anidaste.

Ese útero es hogar, hogar en el vientre, de ideas, sueños, anhelos y vida; morada del placer, de la pulsión, del impulso de tus deseos más profundos.

Para ese despertar necesitas atención, atención a tu cuerpo, autoconocimiento.

Es preciso que te observes en lo físico; fluidos, colores, formas, texturas, temperatura, ciclos; porque es de ese autoconocimiento que va a emerger la sabiduría corporal que hoy nos encontramos recordando, despertando, porque siempre estuvo ahí, solo que está adormecida.

Mi útero adormecido, espástico* –rígido, inmóvil–, frío, debe volver a su forma natural, elástico, orgástico* -un órgano de expansión del placer que cuentan que al excitarse se mueve cual medusa, cual pulpo-, sensitivo, palpitante, gozoso, húmedo, tibio. Entonces la sexualidad y el dolor dejarán de darse la mano, porque desde mi centro sé qué quiero y lo expreso sin miedo.

Desde mi conciencia llamo a la tuya, mujer; te invito a mirar tu vagina, y reconocerte en ella; a comprender que tu útero es tu centro creador; a dar a tu hija un espejo, contarle sobre su cuerpo, para que lo respete como el templo sagrado que es.

Sólo desde la conciencia y el autoconocimiento, desde nuestro centro creativo –útero, caminaremos hacia el respeto, el amor propio, el autocuidado… y el verdadero placer.

Y es desde ese lugar desde el que podemos compartirnos; recibir, amar, dar, en libertad.

Anna A. Miranda
anna.az.miranda@gmail.com

*Útero espástico’ y ‘capacidad orgástica femenina’ son conceptos tomados de textos de Casilda Rodrigáñez.