Por: Ing. Michael Gómez Sepúlveda

No es por nada, pero la capacidad de sorprenderse en un asunto informático es algo que aumenta con el tiempo, día a día vamos conociendo de nuevos avances tecnológicos que superan nuestra capacidad de asombro y, así mismo, hay tácticas de la vieja escuela que pueden o no sorprendernos.

Se entendería que en la mayoría asombran y hasta asustan, pero en esta ocasión despejaremos una incógnita. Para eso nos remontamos a finales de la Guerra Fría y las estrategias de la antigua Unión Soviética, donde compartían información a través de buzones muertos, es decir que se dejaba documentación con secretos de espionaje en un lugar abandonado para que posteriormente otra persona lo recogiera y pudiera obtener la información secreta de espionaje.

Pues estas tácticas se usan en la actualidad en todo el mundo y por supuesto Colombia no se quedaría atrás. Bien, pues se trata de las “DEAD DROPS”, mejor conocidas como “TERMINALES MUERTAS”, dispositivos USB que todos conocemos y en su mayoría usamos para guardar nuestra información pero que para este caso tienen un fin, que es el de compartir información, sea privilegiada o no, ya que no tiene un destinatario fijo. Cualquiera puede ir y descargar esa información y dejar su granito de arena (eso sí, bajo su propia responsabilidad ya que está expuesto en un altísimo porcentaje al Malware o Virus Informático).

Sabiendo esto vamos al punto. Estas USB se encuentran en cualquier lugar, empotradas en los muros, podría haber una cerca a usted sin que lo sepa aún, aunque eso lo podemos saber a medias a través de la web en  deaddrops.com, donde hay un mapa actualizado de las nuevas terminales muertas que se van instalando a diario, únicamente  si la persona que la instala sube los datos a dicha web o quien la encuentre la registra. El creador de esta iniciativa es un artista conceptual digital de origen alemán: “Aram Bartholl”.

“Aram Bartholl.  Artista conceptual quien incentivó a esta práctica DEAD DROPS, cuenta en su blog que esta es una red anónima offline de intercambio de archivos en espacios públicos. Las memorias USB son empotradas en muros, edificios y esquinas accesibles a cualquiera desde el espacio público. Todo el mundo está invitado a dejar o copiar archivos de un Dead Drop”.

En K-Y Cultural nos dimos a la tarea de averiguar precisamente en Bogotá, dónde están instaladas estas terminales, con la duda de qué información encontraríamos fuimos a buscarlas y este fue el resultado.

Ubicada en el barrio La Soledad encontramos una donde lo único que pudimos descargar fue documentos y unas fotos de Bogotá de la actualidad.

Pero no podíamos irnos ni acabar con esta nota sin dar también nuestro aporte, por eso hicimos nuestro propio “DEAD DROP”, el cual dejamos en la Carrera 9 con calle 61, Sector de chapinero en Bogotá, allí dejamos una copia de nuestro Fanzine para quien lo desee. Pronto volveremos y veremos qué información nos han dejado nuestros lectores.

Acá algunos tips por si desea hacer su propia DEAD DROP.

  • Déjela bien pegada al muro o pared.
  • Que sea en un lugar que posiblemente no se vea tan afectado por las condiciones climatológicas (lluvia, polvo y otros).
  • Adjunte el documento manifiesto.txt.
  • Regístrela en la web deaddrops.com o cuéntenos por este medio dónde está.