De: Piedra de Toque

Bogotá, la ciudad 2.600 metros  más cerca de las estrellas; un espacio sin seguridad, donde roban y agreden todo el tiempo, donde no se puede trabajar, donde sencillamente no se puede estar en paz. Estos son algunos de los apelativos que recibe el lugar donde vivimos y aunque hay muchas cosas que podemos ir mejorando, no solo desde el gobierno, sino desde nuestro comportamiento, en cosas tan sencillas como respetar al otro o a las  pocas acciones de cultura ciudadana que nos quedan,  existe también otra manera de vivir en esto,  que para algunos es un infierno.

Artistas y colectivos trabajan para dar otras realidades a sus habitantes, en diferentes partes de la ciudad, al tiempo de darse una oportunidad de construir un refugio para descansar de la cotidianidad, ese refugio no podría  ser otro que el arte.

Con esta historia que les vamos a contar, no pretendemos cambiar ese tipo de pensamientos negativos frente a la ciudad, pues respetamos ciertas opiniones, así no las compartamos, pero lo que sí queremos es mostrarles una de estas opciones de las que le hablamos, una opción un poco más amable con la que se puede vivir en Bogotá.

Llevamos 10 años trabajando para abrir ventanas donde los ciudadanos y visitantes puedan encontrar un mejor paisaje, un paisaje en el que se respira arte.

Un miércoles del mes de abril del año 2008, en el recordado café ‘El Bulín’, en el barrio Chapinero,  un grupo de artistas se reunieron para celebrar el nacimiento de la Libreta Libro, el  primer producto, de lo que hoy es el sello editorial independiente Piedra de Toque. Inspirada  en la  clásica  libreta de viaje: moleskine, la libreta libro llamó la atención entre los asistentes por ser un objeto no solo destinado a la escritura, sino también a la lectura.

Con  10x16 centímetros, pasta dura y con versos en las portadas, la libreta libro comenzó a rodar entre los habitantes de Bogotá. Los comentarios sobre sus diseños y calidad fueron muy positivos entonces, así como la sorpresa que causaban los  textos encontrados al azar entre las hojas blancas, donde el escritor y/o viajero se convertía en lector de poemas o fragmentos de cuentos y aforismos.

El objetivo principal de la libreta  libro  desde su inicio, fue visibilizar el trabajo artístico de autores emergentes -que como  usted y como nosotros, también sufren del maltrato al subirse  al servicio de transporte Transmilenio y a los que alguna vez le han sacado la billetera de la maleta en alguna esquina– pero que además de quejarse,  emprenden proyectos para hacerse un mejor ambiente, para darse una posibilidad de habitar la ciudad de una forma distinta.

Lo que comenzó  como una idea de publicación alternativa con la edición de la  libreta  libro, hoy en día se ha consolidado como un sello editorial independiente que le apuesta a los autores emergentes, no solo de Bogotá, sino también de Latinoamérica,  escritores,  ilustradores, fotógrafos, etc.  Contamos con más de 15 diseños de libreta  libro,  tres colecciones  como  lo son: Estampillas poéticas, Agua Tinta y Tinta negra, donde más de 20 autores han presentado bajo nuestro sello su propuesta artística.

A esto,  se le suma la edición de los SOBRES DE PRIMER DÍA, otro medio de publicación alternativa que hace un homenaje a nuestros antiguos medios de comunicación, donde poemas, cartas o cuentos cortos, llegan al lector en una versión, que le permite  sentir   la nostalgia del correo, toda esa poética del  mundo de la filatelia, que a muchos, aún nos emociona.

Para aquellos que piensan que publicar es muy difícil, tenemos para decirles, que no es así, actualmente existen muchas posibilidades para hacerlo, con precios muy económicos, sin perder con ello,  la importancia de presentar un trabajo juicioso  y respetoso con la palabra. Eso es lo que hemos hecho en estos 10 años, ser puente para que los autores puedan viajar con sus obras,  materializar sueños,  plasmar en el papel las ideas de hombres y mujeres que como usted  y  como  nosotros, trata de inventarse cosas para sobrevivir a la  rutina y a la desesperanza que  también aparecen no solo en esta ciudad, sino en el mundo entero.

Tomando la frase del músico colombiano Mario Lozano de la agrupación Cuatroespantos,  que le da título a esta nota, queremos invitarlo  a  acercarse al arte, a  leer los autores emergentes, a creer en las nuevas propuestas y proyectos culturales o mucho mejor, a animarse a crear la suya.

Si usted acaba de leer esto y está de acuerdo con nosotros, lo invitamos a seguir trabajando por la cultura de la ciudad, pero si por el contrario,  no comparte para nada nuestra propuesta,  no tenemos más para decirle que: Mientras usted se queja, nosotros publicamos.

Si estás buscando aterrizar tu proyecto editorial, aquí te podemos asesorar: piedradetoque2012@hotmail.com o Facebook: PiedradeToque Poesia Ambulante.

Y aquí puedes ver nuestro video promocional: